Ingredientes

  • 10 rebanadas de pan que esté duro y con bastante miga
  • 1 l de leche
  • 200 g de xilitol*
  • 1 canela en rama*
  • 1 piel de limón
  • 2 Huevos
  • Canela en polvo*
  • Aceite de oliva virgen extra variedad picual*

*Los puedes encontrar en nuestra tienda

Elaboración

  1. Preparamos las rebanadas de pan. Es conveniente que sea pan de días anteriores, ya que empaparan mucho mejor la leche, y en rebanadas grandes para que no se rompan. Extendemos las rebanadas en una fuente honda y ancha.
  2. En un cacillo ponemos el litro de leche y conforme vaya calentándose añadimos una rama de canela, 100 g de xilitol y la piel del limón. Vamos removiendo para que los sabores se mezclen bien. Pendientes de que la leche no llegue a hervir.
  3. Una vez que la leche haya infusionado, retiramos la piel del limón y la rama de canela. Vertemos la leche en la fuente donde tenemos el pan. Dejamos reposar hasta que esté frío.
  4. Batimos un par de huevos en un bol y vamos rebozando las rebanadas de pan que están empapadas de la leche.
  5. Freímos las rebanadas en aceite a temperatura alta, de forma que quedará crujiente por fuera y tierno por dentro.
  6. En un plato ponemos canela en polvo y 100 mg de xilitol. Conforme vayamos sacando las rebanadas las emborrizamos en la mezcla de xilitol y canela.
Torrijas de leche